Xavi: “La falta de efectividad nos hace sufrir y resume nuestra temporada” | Fútbol | Deportes

El Barça llegó envalentonado por una buena racha de ocho partidos sin perder. Pero el parón de selecciones puso entre interrogantes su progresión. Y también la del máximo goleador del equipo, Robert Lewandowski, que empezó el año 2024 más vivo que el anterior. Contra la UD Las Palmas tuvo las ocasiones, aunque la mayoría frustradas por fueras de juego, por las manos de Álvaro Valles antes de ser expulsado por una entrada a Raphinha, o por su propia puntería. Un primer intento de vaselina, un disparo desde dentro del área, un cabezazo que fue directo al travesaño. Faltó la definición, no la convicción. “De ser un poco más efectivos hoy, hubiésemos ganado tranquilamente”, confesó Xavi Hernández después del partido. Y añadió: “Creo que hemos fallado más goles de lo normal. Es un resumen de la temporada esta falta de efectividad que nos hace sufrir más de la cuenta”. El Barcelona tuvo 14 rematadas, pero tan solo dos entre palos. Aunque Lewandowski tuvo poco acierto, sí se reconcilió con la voluntad: estuvo activo, produciendo y con ganas de marcar. Pero no logró la diana que tanto buscó a pesar de la multitud de ocasiones. Y es que el peso de Lewandowski es fundamental en el ataque, pero contra el equipo canario no tuvo la mirilla bien ajustada. Y se le adelantó su compañero: Raphinha.

Mientras Lewandowski no tuvo el día en el lluvioso Montjuïc, fue el momento de brillar para Raphinha, el jugador que más remató durante el encuentro: hasta en cinco ocasiones. “Era un partido difícil. El gol llegaría en algún momento. El primero era un gol, no sé qué ha pensado el árbitro. Lo importante es que ganamos”, aseguró el jugador brasileño tras el encuentro. El delantero tuvo la venganza que quiso con su gol. En la primera parte, el colegiado Busquets Ferrer anuló un tanto, de manera polémica, del futbolista. “No lo he entendido. El árbitro me ha dicho que me lo explicaba luego, que era difícil de explicar”, confesó Sergi Roberto, el capitán, tras el encuentro. Y Xavi añadió: “El gol anulado a Raphinha es un grave error arbitral”. Pero durante la segunda mitad, cuando Joao Félix salió al campo y le asistió, pudo redimirse, y marcar de cabeza el primer gol del encuentro, que celebró haciendo el gesto del VAR. “El partido requería del talento de Joao, del pase entre líneas”, destacó Xavi, que tuvo dudas en escoger los delanteros titulares. “Es tan dinámico que puede participar en todas las posiciones de delante. Es posiblemente el mejor futbolista que ataca los espacios. A veces va más acelerado de la cuenta, pero esa aceleración nos da muchísimo”, confesó Xavi sobre Raphinha. Con este tanto, ya son ocho goles y cinco asistencias en lo que lleva de temporada para el brasileño.

Y eso que el delantero polaco llegó con cifras de dulce con el Barcelona: dos partidos seguidos marcando —Atlético de Madrid y Nápoles— y tres con un impacto de dos dianas y tres asistencias. Esta temporada ya suma 20 tantos —11 de ellos en este segundo tramo— y nueve pases de gol, uno más que los del curso pasado. Tras el último encuentro contra el Atlético, Lewandowski sufrió el desgaste con su selección en los dos partidos de repesca de la Eurocopa, jugando 120 minutos contra Gales, y los 90 contra Estonia. “Se encuentra bien, ha vuelto de la selección. Es un futbolista trascendental para nuestros intereses”, explicó Xavi Hernández en la previa al partido. “Es un futbolista bestial”, añadió el técnico azulgrana, que no pudo ver el partido desde el banquillo.

Al otro lado de la delantera, Lamine Yamal tuvo un papel más secundario de lo habitual, y sin impacto aparente en el encuentro. Por lo que a 20 minutos del final fue sustituido por Ferran Torres, ovacionado en el que es su regreso tras nueve partidos perdidos por la lesión que le obligó a abandonar el encuentro contra Osasuna en el minuto siete. Y que salió para demostrar que su fuerte mentalidad sigue intacta, intentando ampliar su ventaja como goleador: es el segundo máximo anotador del equipo azulgrana con 11 tantos, siete de ellos en Liga.

Para rematar la frustración goleadora de Lewandowski, Vitor Roque —que se quedó en Barcelona entrenando mientras el resto viajaban con sus selecciones— entró por él para jugar los últimos minutos. El delantero polaco se marchó lentamente, y le supuso una amarilla que le costará el próximo partido contra el Cádiz, aunque disponible para el clásico del próximo 21 de abril. “Si mañana consigue ganar el Madrid, no cambia nada. Seguiremos luchando. Ojalá poder estar más cerca del título de Liga. Estaremos así cada jornada hasta enfrentarnos a ellos”, aseguró el técnico azulgrana. Hasta entonces, la victoria gracias al gol de Raphinha, deja al Barcelona a cinco puntos del Real Madrid.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *