Willy Hernangómez: “Sé que Scariolo me va a exigir más que a nadie” | Baloncesto | Deportes

El máximo anotador (17,3 puntos de media) y reboteador (seis capturas) de España en el Mundial se ha llevado más de una bronca. La exigencia es máxima para Willy Hernangómez (Madrid, 29 años) después de ser el MVP del pasado Eurobasket conquistado en Berlín. El seleccionador, Sergio Scariolo, le pide más aplicación defensiva. Y el pívot español, reciente fichaje del Barcelona tras su paso por la NBA, acepta el reto. Este viernes ante Letonia (11.45, La 2), en el arranque de la segunda fase, Willy volverá a pedir el balón.

Pregunta. Tras el pasado Eurobasket, ¿siente que ahora ha ser más un líder?

Respuesta. Sinceramente, me siento igual, por la responsabilidad y las ganas que tengo de poder ayudar al equipo en todo lo que haga falta. Ojalá el resultado sea parecido. Yo soy consciente de lo que tengo que aportar. Llevo muchos años buscando esta responsabilidad, y aprendiendo de otros que la tenían.

P. ¿Disfruta de esa presión?

R. Buah, muchísimo. Sobre todo de jugar al baloncesto, de entrenar, de estar en la pista con La Familia. Todos los que venimos en verano es por competir, estar juntos y pasarlo bien. Ahora puedo jugar muchos minutos, que es lo que me gusta, puedo disfrutar y puedo competir por ganar.

P. ¿Cómo se define?

R. Creo que un jugador relevante, que quiera llamar la atención y ser importante, no se consigue solo a base de talento en el baloncesto actual. Hay compañeros que tienen muchísimo talento y no han tenido una carrera larga o no han podido competir por títulos. Yo me considero un jugador que, gracias a los genes de mis padres, tengo algo de talento, pero mi manera de trabajar, mi sacrificio, hace que sea el jugador que soy y el que quiero llegar a ser. Sin trabajo y sin disciplina no se puede llegar a ser de los mejores.

P. ¿Cómo soportó una temporada en la NBA en la que no tuvo el protagonismo que esperaba?

R. Fue una temporada muy larga, dura, en la que para nada me esperaba el rol que tuve en Nueva Orleans. Tampoco se me dijo que iba a tener ese papel. Desde la directiva y en los entrenamientos siempre me dijeron que iba a tener un rol importante. Pero iban pasando los partidos, 20, 40, tenía reuniones con ellos y no entendía la situación. Pedí cambiar, ser traspasado. Pensé que me iría a un sitio en que pudiera seguir creciendo y competir, y no me dejaron salir. Este verano decidí que no quería seguir en Nueva Orleans, una ciudad en la que he sido muy feliz en mi carrera. Yo lo que quiero es jugar. Después de siete años en Estados Unidos, ahora tengo por delante una etapa apasionante en el Barcelona.

P. El Real Madrid tenía el derecho de tanteo. ¿Qué pasó?

R. Es muy sencillo. Es el verano que más abierta tenía la mente de volver a Europa. Obviamente, yo soy de Madrid, soy canterano del Real Madrid, y les pregunté si estaban dispuestos a contar con mis servicios, pero cuando no te valoran, no es un buen sitio. Se quedó así la situación con el Real Madrid, seguimos hablando con muchos clubes de España y Europa, y había interés de muchos equipos. Pero yo quería estar en España, jugar en casa, y cuando fui teniendo más ofertas volví a hablar con el Real Madrid, y cuando ya definitivamente vi que no había manera al final cada uno ha de tomar la mejor decisión. El Barcelona desde el primer día en que mostré interés en volver a Europa ha estado ahí, me han apoyado, me han ilusionado con un proyecto y han confiado en mí.

P. ¿Tiene usted una gran confianza en sí mismo?

R. Sí. Hay que confiar en uno mismo siempre porque nadie lo va a hacer por ti. En el baloncesto y en cada trabajo, has de confiar en lo que te esfuerzas. Yo soy una persona muy positiva. Sé que hace falta mucho trabajo y disciplina para que las cosas salgan. Si no confías en ti, no vas a meter canastas.

Willy Hernangómez, en una imagen promocional antes del Mundial.KAAN VERDIOGLU PHOTOGRAPHY

P. ¿De dónde le viene esa disciplina?

R. Ha sido por el paso de los años, de la experiencia, por los consejos de mi familia, de mi entrenador y preparador físico. Cuando ves que con esa disciplina vas consiguiendo cosas, y que tu cuerpo y tu forma de jugar al baloncesto mejoran, ves que eso es lo correcto. Hay mucho que sacrificar y no todo el mundo está dispuesto. Yo quiero llegar a ser el mejor jugador posible que pueda, y hasta que no lo sea no pararé.

P. ¿Cómo lleva las broncas de Scariolo?

R. Sergio te hace buscar tus límites. La bronca te la tomas según el momento. Estamos a 200 pulsaciones. Con la relación que tenemos desde hace años, yo sé que él quiere lo mejor para mí. Sé que me va a exigir más que a nadie en la selección porque quiere lo mejor, porque sabe que puedo ayudar al equipo. Y él lo sabe, porque yo se lo he dicho, que sé que me va a exigir, que me va a apretar, que alguna vez estaré enfadado y aceptaré mejor o peor los consejos. Sé que lo hace por mi bien. Scariolo busca la perfección. Así es como persona y como entrenador. El mínimo detalle ha de estar perfecto. Yo confío cien por cien en Sergio y él en mí y en el equipo. Por eso nos ha ido tan bien en los últimos años.

P. ¿Acepta bien entonces esas reprimendas?

R. Sí, son para bien. Cuando un entrenador no te echa la bronca o no te exige, es que no le interesas realmente. Si el entrenador está encima y te echa una bronca, es que le interesas y quiere lo mejor para ti. Sergio me lo ha demostrado. Estoy a tope con él en la selección y ojalá en el futuro en algún equipo porque es de los mejores.

P. ¿Cómo ha llevado cambiar la conexión con Lorenzo Brown por Juan Núñez?

R. Con Juan es una relación parecida a la que tenía con Lorenzo, jugadores muy inteligentes en la pista, con mucha habilidad de pase, agresivos hacia canasta. Obviamente, con diferentes experiencias. Lorenzo había estado en la NBA y en la Euroliga. Juan está saliendo del cascarón y tiene ante él una oportunidad de oro. Sabe que confiamos en él. Yo personalmente le voy a exigir mucho durante los partidos, que esté centrado, que dé un poco más siempre. Es un chaval excepcional, le necesitamos. Yo necesito un jugador que organice al equipo, a Juan y a Alberto [Díaz], me gusta mucho jugar con ellos y la conexión va a más.

P. ¿Qué destaca de los próximos rivales, Letonia y Canadá?

R. Letonia está jugando un gran campeonato. Son todo tiradores. Tiene grandes exteriores y pequeños que son muy talentosos. Con la ausencia de Porzingis, el planteamiento es diferente al de Canadá. Contra Letonia será un partido mucho más exterior en el que no habrá tanta pintura, hay que ser inteligentes. El partido de Canadá [el domingo] será súper duro, físico, con gente muy talentosa en todas las posiciones del uno al cinco. Nos jugamos la vida.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *