La OCU defiende la legalidad de sus actuaciones tras conocerse que el Gobierno investiga 47 de sus convenios | Economía

La OCU asegura que cumple “escrupulosamente con la legalidad vigente” en todas sus actuaciones “a lo largo de más de 47 años de trayectoria de trabajo en defensa de los consumidores”. Así se expresa la mayor organización de consumidores de España en un comunicado difundido este martes, después de que EL PAÍS revelase que el Ministerio de Consumo investiga desde hace nueve meses los 47 convenios que desde 2018 ha firmado esta asociación con grandes compañías, con el objetivo de verificar si las comisiones que cobra por cada cliente que les suministra son legales y si comprometen su independencia.

La principal competidora de la OCU, Facua, interpuso el pasado noviembre una denuncia administrativa ante la Dirección General de Consumo, y desde entonces esta analiza si la OCU ha vulnerado la Ley General para la Defensa de los consumidores al publicitar productos y servicios de empresas gracias a acuerdos económicos.

“La Organización de Consumidores y Usuarios desmiente de forma rotunda las informaciones tendenciosas vertidas por FACUA que han tenido reflejo en distintos medios de comunicación y redes sociales poniendo en entredicho el buen nombre y su trabajo en favor de los consumidores”, indica la OCU en su comunicado.

“Desde el comienzo de su actividad”, continúa la organización, “OCU ha cumplido de forma escrupulosa con todas las obligaciones impuestas que garantizan la independencia de sus actuaciones. En particular con las obligaciones que impone la Ley General de Defensa de los Consumidores (LGDCU) en materia de transparencia en el marco de colaboración con los operadores de mercado a través de acuerdos o convenios, que siempre han tenido como finalidad exclusiva la información de los consumidores y la mejora de su posición en el mercado y que se depositan el Registro Estatal de Asociaciones de Consumidores para garantizar los requisitos de independencia y transparencia que establece la ley”.

OCU asegura que todas sus actividades “tienen como objetivo mejorar la posición en el mercado de sus socios y de los consumidores en general” y que “son comunes y generalizadas en la actuación habitual que llevan a cabo organizaciones modernas de consumidores europeas con acreditada trayectoria en la defensa de los derechos de los consumidores y con sujeción a la legalidad de los distintos países europeos”. En la misma línea, la organización indica que ha proporcionado al Ministerio de Consumo toda la información requerida “sin que hasta el momento tenga conocimiento de ningún expediente sobre sus actuaciones que se ajustan a la legalidad”.

Asimismo, OCU carga con fuerza contra Facua: “OCU denuncia los ataques injustificados de organizaciones de consumidores que pretenden imponer un modelo único de defensa de los consumidores, con una clara finalidad de utilización política del mismo, que atenta contra la pluralidad democrática y se aleja del principio de independencia política que establece la normativa española”. Por otro lado, OCU defiende que su modelo la convierte en una organización “fuerte e independiente basada en la financiación de sus socios frente a otras asociaciones que necesitan de las subvenciones públicas para su subsistencia y que son capaces de cualquier cosa a costa de mantener o aumentar su cuota de recurso públicos para garantizar su existencia”.

Quejas contra OCU

Las fórmulas para financiarse de OCU son variadas y a menudo la organización ―a través de su sociedad paraguas Euroconsumers― interpone demandas judiciales previas contra gigantes como Google, Facebook y Hewllet-Packard, que luego retira tras cerrar acuerdos millonarios con las compañías, ingresar el dinero, y alegar que este repercute indirectamente en los usuarios. En paralelo, la organización ofrece “compras colectivas” para captar clientes que disfrutan supuestamente de la mejor tarifa en ciertos servicios, por los que cobra una comisión a la empresa ganadora por cada cliente traspasado.

La táctica comercial lleva años en marcha y la asociación insiste en que estos ingresos no comprometen su labor de vigilancia del mercado, ni supone una ventaja o lavado de imagen para las firmas pagadoras. Sin embargo, las dudas sobre si estas prácticas para financiarse son éticas son evidentes y la OCU carece de transparencia, pese a que presume de su carácter de servicio público para defender al consumidor frente a los abusos y malas prácticas comerciales.

Cada mes llegan a las redacciones de los medios de comunicación estudios sobre las mejores tarifas y productos del mercado elaborados por la OCU, con la mejor y la peor crema o fregona de las estanterías comerciales. La entidad asegura que cada año analiza 3.000 productos y sus comparativas le garantizan una enorme repercusión en televisiones y diarios porque los consumidores están sedientos de pistas en un mercado saturado de marcas.

Entre los convenios puestos en cuestión destacan algunos con firmas de intermediación financiera, planes de pensiones y tarifas de luz, gas y telefonía con grandes compañías como Repsol, MasMóvil o Yoigo. “La OCU actúa como comisionista de grandes empresas y daña la imagen del movimiento de consumidores. Los pagos de empresas a asociaciones de consumidores son inaceptables, estamos ante un claro conflicto de intereses. ¿Controlan y denuncian sus prácticas abusivas con el mismo énfasis que si no les pagaran? ¿Reclaman a los gobiernos cambios legales que puedan perjudicar a esas empresas que las financian?”, critica Rubén Sánchez, secretario general de Facua.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO