Israel prepara dos nuevas brigadas de reservistas para reforzar el frente de Gaza | Internacional

Mientras el Gobierno de Israel sopesaba una respuesta al ataque de Irán, el ejército ha anunciado este domingo que prepara a “aproximadamente” dos brigadas de reservistas para reforzar el frente de Gaza, según un comunicado. La decisión “permitirá continuar el esfuerzo y la preparación para defender el Estado de Israel y mantener la seguridad de los residentes”. Las brigadas suelen estar formadas por unos pocos miles de soldados (entre 3.000 y 7.000).

El anuncio tiene lugar una semana después de que el ejército retirada una parte importante de sus efectivos del sur de la Franja para preparar el que quieren que sea último golpe de la operación militar: el asalto de Rafah, localidad del extremo sur, fronteriza con Egipto. Allí se refugian más cerca de millón y medio de gazatíes, muchos de ellos desplazados varias veces a lo largo de la contienda.

En las últimas horas, los focos que centran la atención de los acontecimientos bélicos se han dirigido hacia la respuesta armada de Irán contra Israel. En Gaza, como en Cisjordania, han tenido lugar algunas escenas de júbilo en la calle por parte de palestinos que celebraban el lanzamiento de drones y misiles por parte de Teherán, que apoya a Hamás.

Pero la realidad es que, más allá de las medidas derivadas del ataque de Irán, el principal frente de la guerra sigue su curso en la franja de Gaza. Allí, en las últimas 24 horas, han muerto 43 personas y más de 60 han resultado heridas, según anunciaron este domingo fuentes sanitarias del Gobierno de Hamás, que elevan el total de víctimas mortales por los ataques de Israel hasta las 33.729. Además de los bombardeos, el ejército israelí ha atacado una columna de civiles que trataba de regresar a sus hogares en el norte del enclave.

Las trazadas de los proyectiles que surcaron el cielo llegando desde Irán o partiendo desde las baterías antiaéreas israelíes pudieron verse desde el interior de Gaza en la madrugada del domingo, como confirmaron algunos vídeos. En ellos se ve a decenas de personas observando el ataque ordenado por Teherán. Algunos intentaban identificar si las luces que tenían delante correspondían a drones o misiles iraníes o las defensas de Israel que trataban de derribarlos, como ocurrió en la inmensa mayoría de los casos. Bajo el paraguas de Irán, milicias como la de Hezbolá en Líbano o los hutíes en Yemen, que combaten también a Israel y defienden a Hamás, se sumaron al ataque lanzado por Teherán.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El movimiento fundamentalista palestino ha aplaudido la agresión iraní. Afirma, según un comunicado, que se trata de “un derecho natural y una respuesta merecida” al ataque israelí contra un edificio consular en Damasco (Siria) del 1 de abril, en el que murieron siete militares de la Guardia Revolucionaria. Por su parte, la Yihad Islámica, otro grupo islamista radical palestino sustentado por Irán, también defendió el ataque de la madrugada del domingo.

“Tenemos la esperanza de que si Irán o cualquier otro país entra en la guerra, la solución para Gaza podría estar más cerca que nunca”, dijo Abu Abdallah (apodo), un residente local de 32 años, a la agencia Reuters al tiempo que expresaba su deseo de que EE UU se implique para resolver el conflicto.

A lo largo de la jornada del domingo ha habido también ataques de las tropas de ocupación de Israel sobre una columna de miles de civiles que trataban de regresar a sus casas en el norte de la Franja tras llevar meses como desplazados forzosos. El ejército considera que se desplazan impulsados por “rumores” que son “falsos y completamente infundados”, pues se mantiene la prohibición de paso a los habitantes por las dos vías principales que atraviesan el enclave, Salahadín y Rashid, según dijo Avichay Adraee, portavoz militar israelí a través de X (antes Twitter).

Palestinos regresando a sus casas, este domingo en la vía Rashid.MOHAMMED SABER (EFE)

“Por su seguridad, no se acerque a las fuerzas que allí actúan. La zona del norte de la franja de Gaza sigue siendo una zona de guerra y no permitiremos el regreso a ella”, añadió Adraee sin referirse al número de víctimas. El Ministerio de Sanidad gazatí ha anunciado la muerte de una persona, mientras que la agencia de noticias Wafa eleva a cinco la cifra de palestinos muertos a manos del ejército mientras regresaban a sus hogares.

También ha quedado eclipsado por el ataque de Irán el seguimiento a las negociaciones que las partes en conflicto mantienen junto a países mediadores para lograr un alto el fuego. Precisamente, una de las reclamaciones de Hamás, junto a un cese permanente de las hostilidades y la retirada de las tropas de Israel, es el derecho al regreso a sus casas de los habitantes. Israel trata de lograr la liberación de los 133 rehenes que quedan dentro del enclave, muchos ya muertos, y asegura que después seguirá con su campaña para acabar con Hamás.

La población local de Gaza soporta desde hace más de seis meses los ataques y bombardeos permanentes de Israel. A ello hay que sumar el bloqueo que mantienen al acceso de ayuda humanitaria, que ha empujado a la mayoría de una población de 2,3 millones de personas a sufrir una enorme crisis humanitaria.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *