Iñaki Williams: “Por noches como esta me hicieron del Athletic” | Fútbol | Deportes

Inflamado, San Mamés asistió a un ejercicio de practicidad supina que le concedió al Athletic su sexta final de la Copa del Rey en los últimos 15 años, tres en los últimos cinco contando la del próximo 6 de abril ante el Mallorca. Los hermanos Williams, con un tanto cada uno, castigaron la endeblez defensiva del Atlético, derretido en dos de las tres ocasiones que el equipo de Ernesto Valverde pisó el área de Oblak en el primer tiempo. Iñaki empalmó sin marcaje alguno una rosca templada de su hermano libre ante la que Mario Hermoso giró la cara. El pequeño de los Williams empujó en las narices de Savic un centro atrás de su hermano después de que este retratara a Hermoso. Guruzeta, a falta de media hora, certificó la flacidez en defensa de los futbolistas de Simeone, sin marcas tensas y ya hundidos para activarse ante el despeje centrado de Oblak que remachó el ariete del Athletic.

3

Julen Agirrezabala, Daniel Vivian, Aitor Paredes, De Marcos (Yeray, min. 89), Lekue, Williams (Berenguer, min. 80), O. Sancet (Unai Gómez, min. 80), Benat Prados, Ruiz de Galarreta (Dani García, min. 68), Nico Williams y Guruzeta (Raúl García, min. 89)

0

Atlético

Oblak, Mario Hermoso (Reinildo Mandava, min. 53), Nahuel Molina (Pablo Barrios Rivas, min. 53), Samuel Lino (Rodrigo Riquelme, min. 72), Witsel, Savic, Koke (Saúl, min. 65), De Paul, Marcos Llorente, Morata y Correa (Depay, min. 53)

Goles 1-0 min. 12: Williams. 2-0 min. 42: Nico Williams. 3-0 min. 61: Guruzeta.

Árbitro Juan Martínez Munuera

Tarjetas amarillas Mario Hermoso (min. 28), Ruiz de Galarreta (min. 39), Muniain (min. 47), Lekue (min. 66) y De Marcos (min. 74)

“Ellos han empezado muy bien y hasta que no nos hemos sacudido el dominio con el gol, que nos ha tranquilizado, sufrimos. Luego hemos ido creciendo y hemos hecho el segundo gol. En el segundo tiempo hemos entrado muy bien y el tercero les ha hecho daño”, sentenció Ernesto Valverde. “De momento no pensamos en la final, solo que estamos en ella. Ya tendremos tiempo para prepararla. Es una ilusión tremenda, ganar un título. Al igual que la tiene el Mallorca. Si tienes que ganar al Atlético tienes que hacer un gran partido. Ellos han acusado el golpe del tercer gol, porque con el segundo aún seguían insistiendo. Iñaki es una garantía, no solo porque haga goles, por lo que produce a su alrededor y su energía”, prosiguió el técnico extremeño.

“Para cosas como esta me hicieron del Athletic, es un orgullo defender a este club. Nico y yo hemos luchado por tener cosas como las de esta noche, en la semifinal del año pasado sufrimos mucho. Estoy disfrutando mucho, Guruzeta y Sancet me las ponen bien”, dijo Iñaki Williams. Su hermano pequeño se presentó eufórico ante los micros de Movistar. Ahora unas birras en el vestuario, y luego a Pasajes, a celebrar con la familia. La afición se lo merecía, el míster ha tocado la tecla, gracias a él he mejorado, ojala podamos sacar la gabarra y meternos en Europa”.

El rostro de Simeone en la banda era el de un entrenador derrotado, testigo de una retahíla de despropósitos defensivos que en diez minutos echaron por tierra la buena salida de su equipo. En su comparecencia, era un hombre compungido, con un tono de voz alicaído.  “Empezamos bien, interpretamos lo que queríamos hacer, pero a la primera de ellos y a la segunda nos hicieron gol. Son esos detalles que parecen pequeños, pero son enormes. A partir del segundo gol, ellos fueron mejores. En las eliminatorias hay que tener contundencia, en la ida no la tuvimos, hoy empezamos bien, pero no pudimos encontrar el gol”, se lamentó Simeone.

“Hoy no hemos estado a la altura, en el partido de ida merecimos más y no pudo ser, en este no pasaba nada y en dos ocasiones nos han hecho gol y así es muy difícil”, concluyó Koke.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *