El Movistar Estudiantes supera una ronda de la Copa por primera vez | Baloncesto | Deportes

El Movistar Estudiantes apenas había saboreado la Copa de la Reina. Cada año llegaba, caía en la primera ronda y volvía a Madrid con las orejas gachas. Pero este año sabía que tenía más opciones. Su rival era el más flojo de los cuatro cabezas de serie y asomaba por el Palacio de Deportes Carolina Marín con la moral alta por sus últimos resultados. El Spar Girona, en cambio, venía después de haber chocado contra la realidad, que con tantas bajas era una utopía ganar la Eurocup, su principal objetivo de esta temporada. Duró hasta las semifinales, como en este partido de cuartos final duró hasta el descanso. No le dio para más.

Así que dos cuartos se mantuvo erguida su resistencia. Después, en cuanto Laura Méndez se hizo con el mando del partido, el equipo de David Gallego fue cogiendo distancia y confianza. Roberto Íñiguez lo intentó insistiendo con balones interiores a Tolo, la pívot australiana que se mostraba superior en la pintura, o defendiendo en zona. Pero en cuanto el Estudiantes despegó, no volvió a mirar atrás y, con los puntos de Whittle, se marchó en el marcador.

El Uni Girona, sin su estrella Rebekah Gardner -la sustituyó por la australiana Loz Nicholson-, Regan Magarity ni Giedre Labuckiene (Irati Etxarri duró cinco minutos), acabó desinflándose. En los dos primeros cuartos había apurado sus escasas opciones, llevando el partido a un duelo de defensas, con porcentajes de tiro por debajo del 30%, y dejando que su base Sandra Ygueravide masticara los segundos. Baloncesto control.

Su plan lo hizo picadillo Méndez, que cambió el ritmo para imponer un juego más alegre que le permitirá disputar por primera vez en su historia una semifinal de la Copa de la Reina, donde le esperaba el Valencia Basket, que había vencido en el primer partido al IDK Euskotren.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.