El Godó presenta un cartel “memorable y épico”: Alcaraz defenderá título ante la incertidumbre de Nadal | Tenis | Deportes

Dos palabras necesitó David Ferrer para describir la 71º edición del Trofeo Conde de Godó. “Memorable y épico”, aseguró el director del torneo catalán en referencia a la presencia de las dos principales figuras del tenis español: Carlos Alcaraz y Rafael Nadal. La competición se prepara para soplar las velas del 125 aniversario del Real Club de Tenis de Barcelona. Una celebración que abrazará la ciudad condal entre el 13 y 21 de abril, y que presenta un cartel con cinco tenistas dentro del top 10 —Andrey Rublev, Alex De Miñaur y Casper Ruud, además de los dos españoles—, y ocho dentro del 20. Entre ellos no podía faltar el vigente campeón del torneo: Alcaraz tratará de revalidar su título y así lograr su tercer entorchado. Otro gran cabeza de cartel, pero aún entre interrogantes, es Nadal —máximo ganador del ATP 500 con 12 trofeos—, pendiente del avance de sus molestias de espalda que le hicieron retirarse del Indian Wells. Ambos solo habían coincidido en Barcelona en 2021.

“Somos unos de los pocos eventos que van a traer cinco tenistas del top 10. Sabemos que vienen los mejores, pero siempre queremos más”, confesó Ferrer. El Centro de Cultura y Memoria del Born se vistió de gala para dar a conocer la lista de participantes a falta de tres wild card más, que se conocerán en las próximas semanas. Entre los tenistas estarán Stefanos Tsitsipas —tres veces finalista del torneo y número 11 del mundo—, y los españoles Alejandro Davidovich, Roberto Carballés y Jaume Munar. Ferrer anunció, además, la presencia de un veterano campeón como invitado a la competición: el japonés Kei Nishikori, doble vencedor del torneo —2014 y 2015— y ex top 10. Aunque este año el club de Pedralbes no contará con la visita de Jannik Sinner.

Una de las presencias más esperadas es, sin duda, la de Alcaraz. “Es un jugador especial y diferente”, afirmó Ferrer sobre el actual campeón del torneo barcelonés y gran favorito. El joven murciano, que supo defender su título de Indian Wells el pasado domingo ante Daniil Medvedev, tendrá la misma misión en Barcelona, donde intentará alzar su tercer título en la que será su quinta participación. En la edición pasada no encontró ningún tipo de oposición, y ganó sin ceder ni un solo set en todo el torneo. El actual número dos del mundo intentará repetir su doblete Barcelona-Madrid.

Este año, sin embargo, podría tener enfrente a su ídolo: Rafa Nadal, que jugará con la condición de ranking protegido, y, por lo tanto, cabeza de serie. El balear —doce veces campeón del torneo— volverá al club que le vio crecer como tenista y que le otorgó a la pista central su nombre. Nadal no juega en tierras catalanas desde 2021, cuando venció al griego Tsitsipas en la final, aunque la realidad es que su participación es aún una incógnita: dependerá de sus sensaciones, llenas de dudas desde que se inició la temporada y que prolongan la incertidumbre sobre su futuro. Tras retirarse antes de pisar la pista dura de Indian Wells —su tercer descarte de la temporada— por molestias en la espalda, el manacorí espera llegar en las mejores condiciones a la gira de tierra batida, con la mirada fija en Roland Garros. “Creo que está centrado en Montecarlo, que es el primer torneo de tierra que va a jugar. Y cuando termine, conociendo a Rafa, estará pensando en el Godó. Habrá que ver cómo evoluciona”, reconoció Ferrer. Y añadió: “La gira de tierra es muy importante para él, y si no tiene problemas físicos, va a estar entre los mejores”.

“Algunos dicen que somos diferentes. Pero es la gente la que nos hace especiales”, rezó un nostálgico vídeo en el que se recordaban los 125 años del club. El Real Club de Tenis de Barcelona alberga uno de los torneos más longevos y especiales de la temporada por su estrecho vínculo con sus socios y por realizarse en las mismas instalaciones del recinto catalán, en la parte alta de Barcelona. “Buscamos una experiencia positiva para todos los que nos vienen a ver: jugadores, patrocinadores, socios y público. Le llamamos efecto Disney”, confesó Jordi Cambra, presidente del club. Sin embargo, la sombra del dinero saudí se instaura alrededor del tenis profesional. Su posible incursión le otorgaría un Master 1000 al país saudí, que supondría el décimo de la temporada en un calendario que se estrecharía más aún. “Los torneos que somos premium tendremos que luchar por seguir siéndolo y Barcelona es una de las opciones para serlo”, aseguró Xavier Pujol, director ejecutivo del Godó.

La próxima edición tendrá varios retos. El primero será el de superar los récords de asistencia, audiencia televisiva y patrocinadores que gozó el torneo el año pasado. Y el segundo, hacer frente a la sequía que acecha Cataluña. Para ello, contarán con un nuevo proyecto de reutilización de aguas grises y pluviales para ser más sostenibles. “Con orgullo podemos decir que es el mejor ATP 500 del mundo”, sentenció Pujol sobre un torneo cargado de simbolismo y donde los mejores tenistas volverán a desfilar por la tierra batida catalana.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *