El Espanyol, tercer clasificado de segunda, destituye a Ramis y nombra a Manolo González como nuevo entrenador | Fútbol | Deportes

El Espanyol ha hecho oficial la destitución del entrenador del primer equipo Luis Miguel Ramis. Ocupará su cargo hasta el final de la temporada Manolo González, técnico hasta el momento del filial y que será presentado este miércoles. “La dinámica del primer equipo en las últimas jornadas de competición ha llevado al Consejo de Administración del club a tomar esta decisión con el único y claro objetivo de lograr el ascenso a Primera División”, reza el comunicado publicado este martes por la institución. El entrenador de Tarragona se puso al frente del equipo en la jornada número 15, cogiendo el relevo de Luis García. En los 16 partidos de competición liguera en los que ha dirigido el banquillo, ha logrado seis victorias, siete empates y tres derrotas, y abandona el club en tercera posición de la tabla con 49 puntos, a uno del ascenso directo. Ya es el segundo entrenador cesado por el club catalán esta temporada. “Todo lo que no sea un ascenso directo es un fracaso descomunal”, aseguró la Asociación de Pequeños y Medianos Accionistas del Espanyol.

El despido de Ramis llega tras el empate contra el Alcorcón en la última jornada, en una temporada que no avanza como debería y en la que el equipo no ha logrado más de dos victorias consecutivas. Un Espanyol que depende en gran medida de Martin Braithwaite, delantero danés que ha marcado 18 goles –traducidos en 13 puntos– con el equipo, y que tiene contrato hasta 2025. El tarraconense nunca tuvo buena sintonía con la afición, crítica con su trabajo, y su idea de juego tampoco convenció a los futbolistas. Fue una apuesta del director deportivo Fran Garagarza. Tras este adiós, Ramis se convierte en el décimo entrenador destituido por el presidente de la entidad, Chen Yansheng, desde que llegó al club blanquiazul hace ocho años.

La destitución del entrenador de Tarragona llega en un momento de incertidumbre institucional en el club catalán. Después de dos descensos en tres años, crecen los rumores de que RASTAR –el grupo chino que compró el club en el verano de 2015 y que lo dirige desde enero de 2016– quiere vender el club. Como un pez que se muerde la cola, la situación deportiva no estaría permitiendo la venta. Problema: estar en Segunda. “No hay compradores al precio que necesitan, es imposible”, aseguraba a este diario Marc Menchén, CEO de 2Playbook –una empresa que realiza informes de mercado sobre clubes de Primera y Segunda división, en colaboración con LaLiga.

Según LaGrada, un medio digital dedicado exclusivamente a seguir la actualidad deportiva del Espanyol, RASTAR pide 120 millones de euros, más 50 adicionales si el club consigue el ascenso. “Un club de Segunda vale como mucho 100 millones. Para conseguir más de eso, se necesita una estabilidad que no tienen”, añadía Menchén. Presidido en la distancia desde China por Chen Yansheng, dueño del Espanyol, la entidad no ha comunicado sus intenciones a socios y accionistas, que reclaman información. “Solicitamos que se nos involucre en las decisiones de transmisión de propiedad del club”, aseguraba, hace más de un mes, en un comunicado la Asociación de Pequeños y Medianos Accionistas del Espanyol.

El primer encuentro de González será contra el Real Zaragoza, que también ha cambiado a su antiguo entrenador, Julio Velázquez, por la leyenda del club Víctor Fernández, tras la derrota frente al Real Valladolid. El partido, disputado en La Romareda el próximo 17 de marzo, será la jornada número 31 de LaLiga Hypermotion. Con la esperanza de que el Espanyol pueda cambiar su rumbo, y con suerte, su destino.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *