El Almería destituye a Garitano | Fútbol | Deportes

El Almería ha hecho oficial la destitución de Gaizka Garitano, el técnico que se hizo cargo del club andaluz en la décima jornada tras la marcha de Vicente Moreno. El equipo almeriense es el colista de Primera con solo 10 puntos, a 14 de la salvación. Pepe Mel, entrenador entre otros equipos del Tenerife, Rayo Vallecano, Deportivo, Betis o Málaga, se hará cargo del conjunto andaluz para los últimos 10 choques de la temporada. Mel llega solo para dirigir al Almería por lo que queda campaña. Una decisión algo extraña porque el conjunto andaluz está prácticamente en Segunda y su descenso es cuestión de tiempo. Garitano tenía contrato hasta 2025. La dirección del club le comunicó el despido tras celebrar la sesión de entrenamiento del pasado lunes. No ha sido hasta estar tarde cuando el adiós del vasco se ha hecho oficial. “La UD Almería y Gaizka Garitano llegan a un acuerdo que pone fin a la relación entre ambas partes. El club agradece al técnico su profesionalidad en esta etapa como rojiblanco y le desea suerte en el futuro”, afirma el club andaluz. Con la llegada de Mel, se tratará del cuarto técnico del cuadro andaluz en esta temporada (Vicente Moreno, el interino Alberto Lasarte y el recién destituido Garitano)

El bagaje de Garitano en el banquillo del Almería ha sido muy pobre, puesto que solo ha conseguido siete de 57 puntos en juego gracias a siete empates frente al Betis, Mallorca, Girona, Athletic, Granada, Atlético de Madrid y Sevilla (el resto han sido 12 derrotas). En este último encuentro del lunes por la noche, el equipo estuvo cerca de lograr su primera victoria en la Liga, que finalmente no llegó ante la reacción del Sevilla. El Almería ofrece buenas sensaciones en su juego, pero es un equipo que defiende muy mal (57 goles en contra, el que más de Primera junto al Granada). A pesar de estas sensaciones, los dirigentes del club andaluz han decidido destituir a Garitano, que tiene algunas diferencias con elementos importantes de la plantilla.

Tras empatar frente al Athletic (0-0), se convirtió en el único equipo en la historia de la Liga incapaz de ganar una vez transcurridas 24 jornadas de Liga. El Almería acumula ahora 10 empates y 18 derrotas. No es el peor colista histórico de la Liga porque el Sporting de Gijón, en la temporada 97-98, sumaba siete puntos transcurridas 28 jornadas. Son ya 31, en total, los partidos que el Almería lleva sin ganar si se le añaden los tres últimos de la pasada temporada.

La intención primitiva del club era la de mantener a Garitano hasta el final de temporada y después de un mercado invernal donde el Almería vendió a Akieme por seis millones de euros al Reims y trajo como cedidos a Lozano, Luka Romero, Radovanovic, Langa y Jonathan Vieira, éste después de dejar Las Palmas. Las últimas actuaciones del equipo, el discurso derrotista de Garitano y su divorcio con la plantilla han precipitado la decisión de destituir al entrenador.

La campaña está siendo un desastre para el equipo andaluz, propiedad del millonario saudí Turki Al-Sheikh, que compró el club en el verano de 2019 por 20 millones de euros. El propietario, que apenas ha pisado la ciudad andaluza, ha utilizado el equipo para generar plusvalías valiosas con jugadores como Darwin Núñez o Sadiq, sin desarrollar un proyecto deportivo que permitiera al Almería, al menos, situarse en la zona media de la clasificación. El club lo dirige de manera delegada el administrador Mohamed El Assy, quien realizó las últimas planificaciones del equipo con varios agentes de su confianza. Un ambiente de trabajo que no gustó a Rubi, el técnico de la pasada temporada que, a pesar de las dificultades, mantuvo al equipo andaluz en Primera.

Rubi se marchó una vez lograda la permanencia en la última jornada y el club se puso en manos de Vicente Moreno. A pesar de una inversión en fichajes de 52 millones, con nombres destacados como los de César Montes (14 millones al Espanyol) o Luis Suárez (ocho millones al Marsella), el equipo tuvo problemas para competir desde el inicio de la competición. Justo el año que se pretendía dar el salto ha llegado el gran batacazo. Vicente Moreno fue destituido en la jornada siete (dos empates y cinco derrotas, a tres puntos de la salvación). Lasarte, técnico del filial, estuvo dos partidos en el banquillo (un punto) hasta la llegada de Garitano.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *