Dos años de sanción para Mo Katir por saltarse tres controles antidopaje | Deportes

Mo Katir es tan rápido en las pistas como su abogado, Borja Osés, lo es en los despachos de las autoridades antidopaje. Solo nueve días después de que la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU), la oficina que gestiona el antidopaje en la federación internacional (WA), anunciara su suspensión provisional por tres fallos de localización para los controles antidopaje, el mejor atleta español ha aceptado una sanción de dos años. Katir, el mejor atleta mundial en 5.000m, según Track and Field News, medallista de plata en el Mundial de Budapest tras Jakob Ingebrigtsen, y plusmarquista nacional de 1.500m, 3.000m y 5.000m, ha buscado acelerar los plazos de su proceso para cumplir cuanto antes su sanción.

El atleta, medallista de bronce en los 1.500m de los Mundiales de Oregón 2022, podrá regresar a la competición el 7 de febrero de 2026, con 27 años de edad. En su ausencia se disputará una campeonato de Europa (Roma, junio de 2024), unos Juegos Olímpicos y unos Mundiales (Tokio 2025).

“El martes de esta semana (13 de febrero de 2024), el mediofondista de 25 años devolvió firmado un formulario de admisión de infracción de las normas antidopaje y aceptación de las consecuencias, reconociendo una infracción de la norma 2.4 (Incumplimientos de localización por parte de un deportista en un grupo de deportistas sometidos a controles) del Reglamento Antidopaje del Atletismo Mundial (ADR)”, señala la AIU en un comunicado. “Katir admitió haber cometido tres faltas de localización en 12 meses, a partir del 28 de febrero de 2023, concretamente: una falta de registro el 28 de febrero de 2023; una falta de control y registro el 3 de abril de 2023; y una falta de control y registro el 10 de octubre de 2023. Su periodo de inelegibilidad de dos años comenzará a partir de la fecha de su suspensión provisional y, por lo tanto, se extenderá desde el 7 de febrero de 2024 hasta el 6 de febrero de 2026. Todos los resultados y premios relacionados de Katir desde el 10 de octubre de 2023 han sido descalificados”.

En un comunicado, Katir acepta que él es tan despistado que igual que en ocasiones se deja las zapatillas de clavos en el hotel y tiene que pedírselas prestadas a otros atletas para competir en algún mitin, también se olvida a veces de actualizar su ADAMS, la plataforma de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en la que los mejores deportistas del mundo, los incluidos en un pool de control por las federaciones internacionales, deben señalar trimestralmente dónde estarán cada día al menos durante la hora que ellos elijan para ser sometidos a controles fuera de competición. Cuando surjan cambios de planes o viajes inesperados, los deportistas pueden actualizar sus datos a través de la app de ADAMS o, si está no funciona, a través de un email.

Un viaje inesperado a Lisboa para estar con su novia, enferma, el 28 de febrero, dos semanas después de batir en Francia el récord de Europa de 3.000m en pista corta (7m 24,68s); una caída técnica del sistema ADAMS el 3 de abril, cuando estaba entrenando en Font Romeu y el controlador que fue a su casa en Mula, Murcia, el lugar indicado en su localización, se encontró solo con su padre, como en febrero, y un despiste entre las ocho de la mañana y las ocho de la tarde el 10 de octubre, fueron las razones esgrimidas ante la AIU para justificar sus errores. Ninguna de ellas convenció a la agencia: el billete de avión imprevisto a Lisboa no lo sacó el mismo 28 de febrero a las 8.30 de la mañana, como explicó, sino dos días antes. La app del ADAMS no estuvo caída todos los días de su estancia en Font Romeu, y en el mismo momento, las 20.30 horas del 10 de octubre, en el que el controlador le esperaba en Mula con su padre el 10 de octubre mientras él se entrenaba en Fuente Álamo, él cambió la hora de control de ese día para dejarla a las 8 de la mañana.

La estrategia de aceptación de Katir ha estado determinada por la dificultad que apreció su abogado para desmontar las acusaciones y en la advertencia de la federación española de atletismo, que, cuando le retiró la licencia al anunciar la AIU la suspensión provisional, le recordó que ningún atleta con un expediente abierto por dopaje podrá ser seleccionado, ni aun contando con una suspensión cautelar de la sanción provisional. Teniendo esto en cuenta, Katir, su abogado y su agente concluyeron que oponerse de entrada con recursos ante la AIU no sería más que una pérdida de tiempo y dinero. Correrían los plazos, aumentaría el estrés y el desasosiego del atleta, y se frustraría su deseo de volver a competir cuanto antes.

El 12 de diciembre pasado la AIU le informó a Katir de los tres fallos de localización y le ofreció un plazo de dos semanas para alegar nuevas explicaciones. El 26 de diciembre, al no tener noticia del atleta, la AIU comenzó el proceso de suspensión que ha abocado a su sanción definitiva de dos años.

“Me veo abocado a asumir la sanción que propone AIU, y así poder empezar a cumplirla cuanto antes y de esta manera poder regresar lo más pronto posible y no dilatarla en el tiempo”, admite Katir en el comunicado, en el que también pide “perdón” a todas las personas y patrocinadores que le han apoyado en una carrera que comenzó como una explosión incontrolada el verano de 2021, cuando en solo 33 días (entre el 10 de junio y el 13 de julio), en tres mítines de la Diamond League, batió tres récords nacionales con marca de primer nivel mundial: 5.000m (12m 50,79s), 1.500m (3m 28,76s) y 3.000m (7m 27,64s). “Y si con todo esto sirvo de ejemplo para concienciar al resto de mis compañeros de la importancia que tiene llevar los whereabouts [localización en ADAMS] al día, me daré por satisfecho”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *